Pixar y los conejos

Pixar y los conejos

Hace unos días estaba leyendo un escrito sobre Pixar, acerca de sus procesos de trabajo y la búsqueda incesante de nuevas ideas para sus proyectos. Mientras repasaba la nota recordé una cita de John Steinbeck, aquella que dice «las ideas son como los conejos. Usted obtiene un par, aprende a cuidarlos, y muy pronto tendrá una docena». En un sinfín de conectividad, fui hasta Wikipedia para saciar mi curiosidad; quería saber cuántos conejitos puede parir una coneja. La wikianswer fue la siguiente: «…son fértiles durante todo el año pero la mayor cantidad de nacimientos se dan durante la primera mitad del año. El periodo de gestación dura 32 días y las camadas oscilan normalmente entre 4-12 individuos…» El resultado: Pixar y los conejos. Gracias, Wiki.

Reanudando la hipervinculación y ya con el número de conejos en mente, regresé al plano de la generación de ideas y al hecho de la creatividad como fenómeno social.

¿Cómo conectamos todo esto? ¿Cómo ensamblamos nuestras habilidades creativas con la de otros? ¿Cómo llegué a vincular, en dos clics, a Pixar con la reproducción de los conejos?

En artículos anteriores tocamos el tema. Hoy entendemos a la creatividad como una actitud que todos podemos potenciar y estimular. La inferimos como una habilidad al alcance de todos que demanda entrenamiento, constancia y tiempo.

Internet, el 2.0 y la omnipresencia de las redes sociales en nuestras vidas, abrieron el grifo a la información urgente, presto e inminente: a la modalidad «lo quiero ya»

¿Más fácil o más superficial? No lo sé

Al blend de conceptos y elementos que almacenamos en nuestra mente hoy debemos añadirle el factor inmediatez. La cuestión instantánea, con sus pro y contras, que nos regalan a diario los sitios de redes sociales –y las de carne y hueso también–.

El director de cine, Samuel «Billy» Wilder (1906-2002) destacó tres rasgos claves que tiene la creatividad y los comparto con ustedes

  • Simple. Las ideas complejas no se entienden. Hazlo simple.
  • Dramática. La creatividad tiene que tener drama, sentido de acción. Drama o teatro es una palabra que proviene del griego y que significa «hacer» o «actuar». El hecho creativo incita a hacer cosas.
  • Única. La creatividad es única, es un mapa.

Simple no significa fácil. Conseguir que algo sea simple requiere investigación y mucho quehacer. Y en la era de la inmediatez, es una carrera para la cual hay que estar ejercitado y dispuesto a llevarla a cabo.

En Pixar inventaron un término, el «plusing» y lo definen como la sucesión constante de mejoras. Aportar valor agregado a cada proyecto, a cada idea, con el fin de seguir siempre sumando. Es interesante como meta, ¿no?

Volvamos a vincular universos; en esta oportunidad al mundo de las redes sociales con el trabajo en equipo. Como bien dice, Eduardo Kastika: «crear ya no es tener ideas únicas. La creatividad ya no pasa por la producción de ideas. La creatividad, hoy, se construye por medio de la interacción entre nuestras ideas y las ideas de los demás». Uno y los demás. Mi idea y la tuya y la de él también. Es menester cimentar entornos favorables para el trabajo creativo –en Pixar, los empleados pueden decoran sus propios lugares de trabajo–, pedir solicitudes de amistad o dar follow a individuos con los cuales construir círculos virtuosos. Hay que proponerse gestar ecosistemas facilitadores de la creatividad y no egosistemas, como se pensaba tiempo atrás, en épocas de creatividad para «elegidos».

[Tweet “Es menester gestar entornos favorables para la #creatividad. Gestar ecosistemas y no egosistemas.”]

A tal fin, les comparto dos pensamientos de Ed Catmull, unos de los fundadores de Pixar, extraídos de su libro «Creativity, Inc.»

  • «En una empresa, todos tienen que poder hablar con todos, no importa dónde estén en la estructura organizativa».
  • «Dale una buena idea a un mal equipo y arruinarán todo. Dale una mala idea a un gran equipo y seguro la arreglan o se les ocurre algo mejor».

Sabemos que no creamos solos. Si tienes una idea, ¡no te la guardes! Aprovecha la coyuntura para compartir y nutrirla con las contribuciones de otros. Una idea solo mejorará con la indagación y comprobación de miradas de terceros. Y es ahí, donde surge la innovación. El mix de ideas –propias y de otras personas– para crear.

Por lo tanto, la empresa radica en erigir el propio universo creativo para rebotar ideas. El modelo Pixar a escala para abastecer a nuestro ámbito y equipo de trabajo de las mejores condiciones para que las ideas fluyan y se reproduzcan. Como los conejos.

Publicado en Creatividad, Textos y etiquetado , , , , , .