Soy moderno, innovo.

Soy moderno, innovo.

Y es igual a cuando te cuentan un chiste y ya conoces el final… Cuando la innovación se vuelve un cliché, pierde su gracia, se agota la sorpresa. El instante en que la moda pasa de moda, parafraseando a Oscar Wilde; las miradas rápidamente buscan sobre que nuevo páramo posarse. Son ciclos.

La innovación es profundidad.

La rueda gira porque las cosas tienen movimiento. Si en algún momento no pisamos el freno para reflexionar sobre porqué giramos, con seguridad terminemos mareados y, en ese oscilante estado, la realidad pasa a estar fuera de foco.

La posibilidad de cambio y beneficio se desvanece por el hastío trendy, por pretender ser in y buscar insights o resultados grandilocuentes sin más proyección que un concurso de ideas o evento sobre el césped, con música y drinks en frascos de mermelada. El proceso de innovación es profundo; simplificar es perder oportunidades. Para crear, para innovar, hay que elegir y en esa decisión late la transformación.

«Cuando Apple apareció con el Mac, IBM gastaba al menos 100 veces más en I+D. No es un tema de cantidades, sino de la gente que posees, cómo les guías y cuánto obtienes» — Steve Jobs

La innovación es necesidad.

Como bien dice Amalio Rey en su prolífico blog: «basta con que la innovación –entendida erróneamente como creatividad y mera búsqueda de la novedad– se convierta en un fin en sí misma, o en un producto que hay que vender/comprar sí o sí, para que los efectos perversos de esta moda se empiecen a notar. Es glamoroso crear cosas nuevas, a más originales mejor, pero mal vamos si no nos preocupamos por consolidar y mantener lo que funciona bien

La innovación es consecuencia.

Me apena pensar que la idea de resolver problemas con creatividad e inteligencia para transformar la experiencia sea demodé o para espíritus vintage. Lo que sucede después de la innovación es lo más importante.
Busco soluciones y respuestas: ¿qué hay después de la innovación?, ¿qué hacemos con el concurso de ideas o los resultados del fin de semana en el campo? ¿Será que estamos llevando a la innovación a un estado frugal, ávidos de resultados disruptivos y wannabe?

Prefiero pararme en el proceso sustentable de trabajo donde la innovación es consecuencia. Innovar por innovar tiene patas cortas.

…………………………

«La creatividad implica huir de lo obvio, lo seguro y lo previsible para producir algo novedoso.» — Joy Paul Guilford.

Adelante, es posible.

Puedo ayudarte a desarrollar el pensamiento creativo y potenciar tus ideas para innovar y cambiar.

Deja atrás los «no puedo» y piensa en «cómo hacer para». Puedo ayudarte a impulsar tus ideas. Contáctame para encontrar la mejor manera de colaboración.

…………

¿Ha sido de valor el artículo? Me encantaría saber qué te pareció y que lo compartas en tus redes sociales. Gracias

Autor: Gustavo Martin

Diseñador industrial graduado en la Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina. Facilitador de la creatividad en empresas, pymes, emprendedores y ámbito educativo. Conferencista internacional. Escritor en Medium; columnista en Roastbrief y Soy.Marketing. Director de Plums, agencia de diseño de marca y branding. Director creativo asociado en Negocios & Estrategias, Guayaquil, Ecuador.

Conectemos y cocreemos en @gussmartin y www.gussmartin.com

Publicado en Creatividad, Textos y etiquetado , , , .